Plan Director | Delimitación | Paisajes | SITIOS ARQUEOLÓGICOS | Actividades humanas | Curiosidades





Existen en la Reserva numerosos sitios arqueológicos, los cerritos de indios. Son pequeñas elevaciones de entre 2.000 y 3.000 años de antigüedad, cuya estatura oscila entre unos decímetros y tres metros, pero aún así muy visibles en tierras llanas. Muchas veces los árboles crecen sobre ellos, lo que los hace contrastar, aún más fuertemente, con su entorno de vegetación no arbórea.

En los estudios que se han realizado se han encontrado recurrentemente restos humanos, por lo que se sabe que tenían un fin funerario, sin excluir otros posibles usos en algún momento de su ocupación.

En efecto, las estructuras monticulares no sólo encierran enterramientos. De su interior se han recuperado herramientas de piedra, fragmentos de recipientes de cerámica y miles de restos óseos de animales. Estos últimos son el "desecho de la cocina" y nos aportan una sabrosa información sobre los hábitos de caza y colecta, que conjugados con otras líneas de evidencias nos permiten aproximarnos a los sistemas económicos de estos grupos.

Posiblemente conocieron el cultivo (maíz, porotos y calabazas), pero esta actividad no era la principal generadora de alimentos, en cantidad y calidad. El humedal, con su riqueza biológica, aportaba generosamente para los requerimientos de estas poblaciones, al punto que les permitió una muy buena calidad de vida. No hay evidencias de enfermedades por malnutrición; presentan una larga expectativa de vida (muchos de los esqueletos recuperados corresponden a individuos mayores de 40 años) y un alto índice demográfico.

El hecho de que los indios elevaran este tipo de construcción con fines de culto revela un grado de complejidad sociocultural que hasta ahora se desconocía para los indios que poblaron esta tierra. Aquellos indígenas no eran típicamente nómades como se creía, sino que ocupaban ciertos sitios durante un largo tiempo para luego marcharse, practicando una especie de "sedentarismo dinámico".



Copyright © 2009 PROBIDES | Rocha - Uruguay